En el Monte del Olvido

Como lo prometido es deuda, no podíamos faltar a esta cita y ¿sabeis qué? Menos mal que no lo hicimos, porque nos hubiésemos perdido una genialidad.

Sin duda, una de las mejores obras que he visto. Alfonso Zurro, desde el principio me atrapó con su propuesta escénica, sus personajes, su tempo, su texto, sus intenciones, su mensaje. Entré de lleno en esa ilusión creada para mi, sí, para mí, no había nadie más en la sala, aunque estaba hasta los topes, fue tal la magia que me envolvió desde el primer parlamento, que se produjo la conexión directa. Esa que todos los actores perseguimos, esa que todo espectador espera encontrar cuando acude al teatro.

Tengo que decir que por un momento, en que cambiaron el rumbo de las cosas de una forma brutal, pensé: “buufff, ¿porqué? con lo bien que iba?” Pero tal como llegó esa sensación, se fue. Sobre todo con la llegada del personaje femenino, genialmente interpretado por Eloína Marcos.

Por supuesto, no puedo olvidar destacar, la magnífica interpretación de Alex Peña y Nacho Bravo, quienes consiguen mantenerte enganchados, sin prácticamente ni un solo movimiento, ahí “clavaditos” en la cruz. Un duro trabajo, digno de ovación. Un duro esfuerzo, físico y mental.

Interesante paralelismo, el que nos plantea el director Alfonso Zurro, entre lo que “quizás” fueron los últimos momentos de los ladrones Dimas y Gestas, antes de que llegase Jesús y lo que, para muchos, están siendo los últimos momentos del teatro. De ese teatro de la poesía y las historias increibles.

Una crítica sagáz, a gran parte del panorama actual en general e incluso una autocrítica al panorama teatral en particular.

Desde aquí lanzo una llamada Pícaros, esta obra teneis que verla, seguro que indiferente no deja a nadie. Mañana, último día en la Fundición. C/ Habana 18. Reserva de localidades: 954 225834-44.

María de PSP.

Anuncios

4 comentarios to “En el Monte del Olvido”

  1. buen post!!!

  2. Isa Márquez Says:

    A mí me encantó, y ya lo he comentado, pero ese final me causó una mezcla de emociones encontradas, cuando hablaba el personaje femenino se me ponía la piel de gallina, con el llanto desgarrado por su hijo, a la vez que me arrancaba una sonrisa Dimas cada vez que abría la boca, intentándola convencer de que todo era mentira, y el otro ladrón, el “malo”, Gestas, el personaje de Nacho Bravo, era consciente de que cada uno estaba en una realidad diferente y los contemplaba impotente.
    Me sorprendió el trabajo interpretativo sobre la cruz, me imaginaba esa entrada de público, esa hora y cuarto de representación y esa salida del público, sobre la cruz, amarrados, estáticos, anclados. ufff, me imagino esos ensayos… ah! Estás tan metido en la obra que se te olvida que son actores, e incluso, que están ahí, crucificados.
    Me gustó mucho. Me reí un montón y disfruté de algunas de esas frases, que son como decían para la libreta de frases, pero me quedo con una (intentaré ponerla en pie literalmente):

    “Poesía y verdad, son nuestras mejores armas”

    No puedo estar más de acuerdo. Un beso.

  3. Simón de Cirene Says:

    Hola; soy Simón de Cirene, el que ayudo a mitad de camino a llevar la cruz a Jesús. Debo decir que no sé como cojones han conseguido dos actores que se les parezcan tanto a Dimas y Gestas, ciertamente tienen un parecido físico muy similar. Yo estuve allí presenciando la crucifixión y ciertamente uno era calvo. Por lo demás me parece una obra maravillosa, aunque no recuerdo que los dos ladrones hablasen tanto. Un beso

  4. Muy bueno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: